REDBIARG

Red
Bisexual
Argentina

Un espacio de encuentro y reflexión
hecho por y para bisexuales.

Queremos generar un espacio donde la comunidad bi+ de Argentina pueda encontrarse y compartir ideas, reflexiones y experiencias; donde podamos mostrar la enorme diversidad de las bisexualidades y compartir la producción teórica y las elaboraciones que hemos hecho les bisexuales en torno a nuestra identidad, demasiado tiempo ignoradas por el mundo monosexual; y al mismo tiempo, que sea también un espacio donde compartir y celebrar la cultura bi, desde artistas emergentes hasta personajes de la cultura conocides por todo el mundo pero invisibilizades. Hacemos esto con la esperanza de que llegue a todes eses bis que están aislades y sirva para que la comunidad bi pueda reforzar sus lazos, que haya un espacio donde puedan encontrar recursos, textos, grupos de activismo, o sencillamente encontrarse en las palabras de otres.

Estamos acá

  • El día que aprendí a leer(me)
    por Ámbar Violeta – Mi problema con reconocer que me gustaban las chicas siempre, siempre, siempre fue ese: que a mí me gustaban los varones. Que me había enamorado de varones, que no podía no mirarlos. Que me gustaban un montón, y que mis amigas, más o menos claramente, me parecían hermosas y me generaban un amor muy grande, y que había otras chicas que me desviaban la mirada, pero que como a mí me gustaban los varones el amor que podía tener por ellas no podía ser nada más que eso: o amistad fuerte, o admiración y envidia. El deseo era cordialidad o competitividad, y nunca podía ser eso: deseo. Leer texto completo
  • Una mamushka de clósets
    por Gabriela Krause – Imaginen, entonces, que un día descubren que no son heterosexuales -lo que considero un primer paso necesario- y lo dicen. Salen del clóset, sí, pero acá se abre una especie de elige tu propia aventura: si resulta que son homosexuales, felicitaciones, han llegado a una identidad definitiva. Ah, pero si resultan bisexuales, esta resulta ser la primera salida del clóset, pero ni por lejos la última. Leer texto completo
  • Gustar de otra nena: infancias inbisibles
    por Verónica Rossi Morelli – No había, en el universo de sentidos disponibles para mí en ese momento, nada más que vacío entre una y otra. Mi deseo no tenía nombre ni lugar y, aún así, ese deseo existía, ahí, tapado por racionalizaciones infantiles y mandatos, disimulado en amistades íntimas y apasionadas, en celos inexplicables y fascinaciones incómodas. Nunca se fue, ni tampoco mutó, sencillamente… era; estaba ahí, en el centro de mi ser, plantado y cierto, indefinible pero no por eso indefinido.Leer texto completo
  • Estaba confundido
    por Oliver Nash – La sociedad me enseñó a reprimirme. Entender que estaba bien que me pueda gustar cualquiera me liberó y empecé a vivir mi sexualidad diferente, pero el proceso de aceptarse en general no es tan rápido. Después de entender qué era pasé a lo siguiente: me costó nombrarme bisexual.Leer texto completo
  • Oda a la bisexualidad
    por Mem Limoni – Muchas veces se recurre a decir “soy bi pero no soy esto”. Yo soy bi, y me gusta todo lo demás, porque para mí una gran parte de aceptarme bisexual fue aceptar que la norma me va a perseguir, pero que no quiero eso para mi vida. Que es en esta experiencia, en esta manera de habitar el mundo, es donde encuentro trinchera, siempre respetuosamente con otres.Leer texto completo
  • Boluda, ¡YO SABÍA!
    por Janaconjota – Pensé “me gusta esta chica” y simultáneamente se me cayeron todos los esquemas y no cambió absolutamente nada. Pensé “ah entonces soy bisexual” y sonreí. No hubo crisis. No tuve que googlear la palabra, ya la conocía. Pero nunca me había permitido ponérmela. Fue correr un velo, abrir una represa, bailar tregua, catala, espera. Leer texto completo
  • Descalzarnos de una vez
    por Suri Esquivel – Cada espacio en el que nos achicamos para no “incomodar” lo cedemos en sangre y salud mental. Pagamos nosotres las consecuencias de sus limitaciones. ¿Para qué? Si hoy tengo novia, mañana tengo una cita con un chico y pasado me voy de viaje con une chique, ¿en qué les afecta?Leer texto completo
  • Presentación
    Estamos acá. Sí, estamos acá como siempre estuvimos, como jamás dejamos de estar, pero también como nunca estuvimos antes. Es un momento extraño, para todes, entre tanto encierro y tanta virtualidad; quizás resulte inesperado este paso que estamos dando. Quizás, al contrario, resulte lógico y predecible. Sabemos bien lo que es el encierro y la soledad y tenemos experiencia de sobra teniendo que extender los brazos a través de distancias imposibles para siquiera encontrarnos, apenas, desde la lejanía. Podría decirse que este es nuestro momento. Y es que la bisexualidad, contrario a toda representación en el imaginario colectivo, es increíblemente solitaria.Leer texto completo

Suscribite a
nuestro newsletter

Recibí nuestras noticias y nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

¡Próximamente Estadísticas y Recursero!